lunes, 6 de febrero de 2017

Vincent Thill

• Nombre: Vincent Thill
• Fecha de nacimiento: 4 de febrero del 2000 (17 años)
• Nacionalidad: Luxemburgo
• Club actual: FC Metz (Francia)
• Altura: 1,70 m.
• Demarcación: Mediocentro ofensivo
• Fin de contrato: 30/06/2019
• Internacional: Absoluto con Luxemburgo (7 partidos, 1 gol)


Cuando hablamos de Luxemburgo, se nos puede venir a la cabeza diversas imágenes como el palacio ducal o las casamatas del Bock pero muy difícilmente relacionaríamos la imagen del pequeño país europeo con el fútbol.

No hace falta destacar que se trata de un país sin demasiada tradición futbolística y escasa de grandes referentes históricos, sin ir más lejos, a la hora de citar al mejor jugador de su historia, posiblemente hablaríamos de Jeff Strasser, un jugador correcto pero que nunca llegó a brillar, ex de clubes como el Gladbach, Kaiserslautern o Metz. 

El Metz de Strasser ahora cuenta en sus filas con un jugador que comienza a levantar pasiones en su país natal y que muchos ya consideran que se convertirá en el mejor jugador de la historia de Luxemburgo sin demasiadas dificultades. 

Estamos hablando de Vincent Thill, un precoz mediapunta que siendo todavía un adolescente se ha convertido en el jugador más joven de la historia de la selección luxemburguesa (16 años) y la mayor esperanza futbolística del país. A todo ello, debemos añadir que también se trata del goleador europeo más joven de la historia.

Thill proviene de una familia repleta de jugadores, su padre y hermano también han sido parte del combinado nacional luxemburgués, parece que el destino marcaba su camino, tras comenzar a jugar en su país natal, con tan solo 11 años levantó el interés de diversos clubes europeos, entre ellos el Bayern de Münich y el Hoffenheim. 
Pero finalmente el Metz francés logró hacerse con sus servicios y reclutar para sus categorías inferiores a un jugador que comenzaba a demostrar todo el potencial que atesora en sus pies.

Metz parecía un lugar indicado para Thill, una de las canteras más interesantes del fútbol galo y del que han salido productos como Robert Pirès, Miralem Pjanic, Louis Saha o Emmanuel Adebayor. 
Allí han sabido introducirlo en el nivel competitivo del primer equipo, sin ir más lejos, ya ha debutado con el primer equipo francés.

El ejemplo de que el Metz es un club que no duda en apostar por el talento jóven lo tiene en uno de sus compañeros, Ismaïla Sarr, un prometedor extremo de 19 años que se ha convertido en uno de los jugadores habituales del equipo galo. 
Thill sabe que Metz es un lugar en el que crecer y asomar la cabeza en la Ligue 1 y el exigente fútbol competitivo.

Uno de los puntos fuertes de Vincent Thill parece su entorno, su familia ha realizado diversas declaraciones en la que parecen tener los pies en el suelo y tener claro que lo mejor para el futuro de Vincent es ir quemando etapas, no acelerar demasiado su aprendizaje o dejarse llevar por los grandes equipos.
Su familia cree que Metz es un lugar ideal para desarrollar su fútbol e ir creciendo tanto deportivamente como personalmente. 

Y es que, hasta el momento el bueno de Thill ha levantado el interés de varios de los grandes equipos europeos. Real Madrid, Arsenal, Manchester City, PSG o Bayern de Münich son algunos de los clubes que han sido relacionados con el futuro del joven mediapunta, sin ir más lejos, el conjunto bávaro mientras realizada un seguimiento de Thill ha contratado a otro joven luxemburgués de la cantera del Metz, Ryan Johansson.
Pero por ahora su decisión parece clara, crecer en el Metz e ir quemando etapas de forma natural. 

Esto recuerda en parte al fichaje de Alexander Isak por el Borussia Dortmund, cuándo todo parecía cerrado con el Real Madrid, el joven delantero sueco se decantó por el conjunto alemán debido a que veía más sencillo acabar entrando en la dinámica del primer equipo de Dortmund gracias a su gran trato hacia los jugadores jóvenes.
Parece que esta es una de las premisas que Vincent Thill quiere seguir, elegir su futuro con cabeza y no dejarse llevar por los cantos de sirena de los grandes para acabar siendo un juguete roto como muchos otros grandes talentos desaprovechados.

En cuanto a sus condiciones, estamos hablando de un jugador con un talento descomunal y un desparpajo impropio de un jugador de 17 años (cumplidos hace exactamente dos días). 
Encara y no se arruga, pide el balón, desborda... en la selección de Luxemburgo no se ha amedrentado y ha demostrado su valentía desde el primer momento.

Se trata de un jugador con una capacidad para desbordar realmente destacable, con un gran juego entre líneas y una gran inteligencia para leer las jugadas, su juego recuerda a gente como Antoine Griezmann.
Un trato de balón fantástico y una visión de juego al alcance de pocos talentos de 17 años. 
Su propio seleccionador, Luc Holtz, no deja de dedicarle elogios, llegando a declarar afirmaciones sobre su juego como: "Es un placer verle jugar. Solo se le puede parar haciéndole falta".

Seguramente en el Stade Saint-Symphorien, estadio del Metz, este comenzando a dar sus primeros pasos uno de los mayores talentos del fútbol europeo, esa clase de jugador diferencial que si se le sabe tratar y llevar puede acabar convirtiéndose en uno de los jugadores llamados a marcar época.

Lo que parece claro es que las esperanzas depositadas en Vincent Thill se ajustan perfectamente a la gran proyección que parece atesorar el joven talento luxemburgués.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Marcador sportYou